Mujer, ¡el poder eres tú!

¡Hermosas! Ayer fue un día hermoso, quedé inspirada, agradecida, enamorada, fue algo mágico, se los juro. Ayer presenté un taller llamado “Mujer, ¡el poder eres tú!” en mi ciudad de origen, Mexicali, Baja California. Tener la posibilidad de impartirlo ahí, me emocionó hasta las lagrimas. Fue un sueño hecho realidad, hermosas, de verdad, poder impartir un taller en Mexicali.

Me emocionó compartir esto con ustedes mis paisanas, con mis mujeres. Obviamente quiero compartirlo con todas las mujeres del mundo, pero estar haciéndolo donde nací y crecí, donde están mis raíces, fue algo muy pero muy especial. Di el mil por ciento de mí, porque es un gran compromiso por ellas y para ellas. Solo me queda decirles que las amo y les agradezco que hayan compartido un momento tan especial.

¡Porque no fue casualidad que ustedes estuvieran ahí conmigo! Hubo una razón, un motivo especial por el cual ustedes, mis mujeres hermosas, llegaron a ser parte de este hermoso taller. Créelo, debías estar ahí. Porque mi misión es amarme y ¡ser un canal para que las mujeres se amen!

Dime hermosa, ¿Quién es tu amor incondicional? ¿Tu hijo? ¿Tu esposo? ¿Quién? Vamos a poner que es tu hijo, si tu pequeño se equivoca o comete un error leve, ¿lo perdonarías fácilmente? ¡Claro que sí! ¿Lo regañarías feo? No ¿verdad?, al contrario, lo ayudaríamos a resolver su error, que paso, que le ocurrió, etc.

Ahora dime, si te equivocas en algo, cometes un error, ¿cómo te tratas? Piénsalo un poco,  te dices cosas como: “¡ah, pero que bruta!” “¿Cómo se te ocurrió hacer esas cosas?” ¡Te echas hasta de lo que no tienes! Y también sin necesidad de cometer errores. Diario tenemos pensamientos hacia nosotras mismas, como: “que fea estoy” “estoy muy gorda” “la celulitis” “no puedo hacerlo” solo por mencionar algunos. Le atiné ¿verdad?

¿Le dirías a tu hijo que está feo, celulítico y gordo? ¡Claro que no! ¿Y entonces por qué si lo haces contigo misma? ¡Hermosa, esa es la clave! Dejar esos pensamientos tan tóxicos que tienes de ti misma. Necesitas empezar a quererte, amarte, ¡pero ya! Tu misma te estás frenando, te estás poniendo la piedra solita. Es momento de renacer ese amor propio que tienes dentro de ti.   ¿Cómo es la relación que tienes contigo misma? ¿Cómo te tratas?  Te lo voy a dejar de tarea, hermosa. Piensa como ha sido la relación contigo misma. ¿Te estás amando lo suficiente?

Este fue uno de los temas que toque en el taller el día de ayer, si quieres saber el resto, te invito a que te quedes al pendiente de mi blog. ¡Ámate más!

Si te gustó esta información te invito a que la compartas en tus redes sociales, déjame tus comentarios abajo, si tienes dudas contáctame mediante mi fan page “Better Me” con gusto las resolveré!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *